“El sector industrial es el que nos va a sacar de esta situación”

otxarkoaga06_12084_1Lleva seis años al frente del Centro Formativo Otxarkoaga, pero los recuerdos de Javier Laiseca se remontan a mucho antes. Su andadura en el colegio comenzó hace 32 años, mientras Bilbao se sobreponía a las terribles inundaciones de 1983. Durante la crecida, las instalaciones sirvieron para cobijar el ganado de caseríos adyacentes y, poco después de ser limpiado, entraron a robar y prendieron fuego a un coche del taller de carrocería. “Me acuerdo de una escuela pequeña, con muy pocos medios y en una situación precaria que, sin embargo, tenía un gran espíritu de trabajo en equipo. La clave del éxito para salir de aquella situación creo que fue tener las ideas muy claras”, considera Laiseca.

Los logros obtenidos fueren producto de un proyecto metodológico novedoso en el que destaca una enseñanza muy individualizada. “Intentamos que cada alumno fuera el centro de la actividad y, por lo tanto, no había alumnos, sino que estaban Pedro, Juan, Ramón… En aquel momento eran todo chicos”, puntualiza. Las mujeres llegaron más tarde, cuando implantaron la Logse y a su vez comenzó a impartirse la ESO, lo que llevó a una transformación integral del centro a principios de los 90.

Desde entonces, el centro diocesano de educación integral “ha evolucionado a base de tesón, mucho esfuerzo del personal y la consolidación de soluciones pedagógicas a distintos colectivos de alumnado”. Actualmente, además de la Educación Secundaria Obligatoria, se imparte Formación Profesional Básica y de Grado Medio, Sección de Aprendizaje de Tareas (SAT) para alumnos con necesidades educativas especiales -vinculadas a alguna discapacidad- y Educación Permanente de Adultos (EPA). “Atendemos alrededor de 700 alumnos en educación reglada y en torno a 500 alumnos en educación no reglada”, explica el director de la escuela donde también se ofrecen cursos de formación ocupacional para trabajadores en paro o para trabajadores en activo. Según Laiseca, “la escuela abre a las 8.00 de la mañana y cierra a las 10.00 de la noche. Esa es una de las razones para que podamos mantener unas instalaciones como las que tenemos”.

SECTOR INDUSTRIAL El centro progresa en consonancia a los tiempos cambiantes que se viven. De ahí se desprende que la tasa de inserción laboral, que en épocas de bonanza llegó al 98,2% ahora esté en torno al 70%. “Varía en función del comportamiento del mercado, es el fiel reflejo de lo que está ocurriendo en la sociedad”, evidencia Laiseca. Asimismo, los cursos que se imparten están “cada vez más alineados con las posibilidades de empleo y con las necesidades de los trabajadores en activo de adquirir nuevas competencias para mantener sus empleos”.

En palabras del director de Otxarkoaga, si por algo destaca el País Vasco es por sus centros de formación industrial, “que son un referente a nivel europeo”. Según Laiseca, “el sector industrial ha sido el que nos ha permitido alcanzar las cotas de bienestar que hemos disfrutado”. Por ese motivo, opina que en tiempos de crisis global “es la industria la que nos va a sacar de esta situación”. De esa idea se deriva su firme apuesta “por el impulso al conocimiento que existe en los centros y en las empresas”, una apuesta esencial para que dichos elementos “confluyan en una reactivación económica que permita salir adelante”.

De acuerdo a su trabajo en dicha labor, el Centro Formativo Otxarkoaga lleva años recogiendo los frutos de su esfuerzo a modo de reconocimientos varios, ya sea por innovar en los planes metodológicos y educativos, por estar en la vanguardia pedagógica o por implementar sistemáticas de gestión renovadoras. Con todo, su mayor reto consiste en estar atentos a las necesidades de los alumnos, que funcionan como manifiesto de la realidad del entorno social.

En el frente educativo

nerea-otxarkoaga_12081_1ELEGIDOS al azar, siete estudiantes de diferentes ciclos del Centro Formativo Otxarkoaga coinciden en destacar la formidable relación que mantienen con sus profesores como el mayor atractivo de la escuela a la que asisten a diario. “Tienen mucha paciencia. La edad mala, la del pavo, la pasé aquí y se portaron muy bien conmigo”, relata Katherine, estudiante de Carrocería que comenzó su andadura en el centro a los 15 años. “Son casi como amigos. Te ayudan pero no están encima tuyo todo el tiempo”, expresa Endika, quien en sus ocho años de trayectoria como alumno ha completado varios itinerarios de formación profesional, experiencia que le otorga cierta credibilidad para hablar del tema.

Basándose en una metodología personalizada, motivadora y flexible en la que el alumno es el eje de la educación, el centro diocesano de formación integral cumple durante este curso su quincuagésimo aniversario ofreciendo sus servicios a alumnos de Bilbao y Bizkaia. Con instalaciones de equipos industriales de última generación, la escuela ofrece salida a alumnos que persiguen su integración en el mundo laboral, con estudios que van desde la Educación Secundaria Obligatoria a la Formación Profesional Básica y de Grado Medio. “Vienen estudiantes que en otros centros tienen dificultades para continuar con su preparación. Cuando vienen, sus familias o los profesores de otros centros me cuentan que solo molestan. En Otxarkoaga, enseñando de otra manera, conseguimos resultados”, declara Nancy Bilbao, orientadora.

Aquello que dicen los alumnos es corroborado por los maestros. “Nos dicen que lo que más agradecen es la relación con los profesores, porque se sienten reconocidos y tenidos en cuenta”, explica Bilbao, quien señala que mediante una metodología diferente tratan de enseñarles “contenidos que les sirvan en su vida diaria y que tengan un resultado tangible”. Ejemplo de ello son las clases de cocina que se imparten para algunos alumnos de la ESO. “Tenemos estudiantes que, entre comillas, han fracasado en el sistema escolar habitual, pero muchas veces ese fallo es producto de una serie de elementos personales que se juntan y se reflejan en el rendimiento escolar”, explica Javier Laiseca, director del centro. Por ese motivo, la labor de “tutorización y seguimiento cercano” resulta importante para conocer “las expectativas de cada alumno y hacer un trabajo de motivación” adecuado a cada perfil.

PRÁCTICA ANTE TODO A través de una ruta en la que traza un recorrido por todas las estancias del centro, Txutxi Paredes, profesor y responsable de Comunicación del centro, explica cómo cada taller se divide en varias zonas donde los futuros operarios de Formación Profesional Básica y técnicos de Grado Medio comparten aulas. Las instalaciones de la escuela, que emulan a la perfección cualquier taller profesional, llaman la atención. “Se ha realizado una inversión importante en cuanto a maquinaria; la última adquisición es un centro de mecanizado para hacer piezas en serie”, señala Paredes, quien muestra con satisfacción el coche tipo Escarabajo, el taxi inglés y el Chevrolet de 1927 que están a la espera de ser restaurados en el taller de carrocería.

Que la práctica prevalezca sobre la teoría es otro de las fundamentos del método que defienden. Endika y Borja, estudiantes de Instalaciones Frigoríficas y de Climatización, explican su participación en un concurso interno de motivos navideño en el que proponen un árbol que contiene “cinco evaporadores que hacen que se congele”. “En realidad, el árbol tenía que ser de cincuenta centímetros, pero nos hemos pasado y es de 2,65 metros”, cuentan divertidos, mientras otro alumno, escéptico, lanza propuestas sobre cómo mejoraría el resultado sin importar el tamaño del objeto. “De alguna manera se intenta que lo que hagan se parezca lo máximo posible a lo que tendrán que enfrentarse en el mundo laboral”, explica Paredes.

No en vano, la realidad de Otxarkoaga, en cierta manera, es el fiel reflejo de ese mercado laboral del que habla Paredes. “Cuando la gente llama muchas veces pregunta: ¿Tenéis talleres de chicas? Pero… ¿Qué es lo que se entiende por talleres de chicas?”, se pregunta. A excepción de la titulación de Auxiliar de Peluquería, el resto de los ciclos impartidos en el centro son industriales, “un sector donde la presencia de la mujer aún es poco significativa”, lamenta Laiseca. Sin embargo, poco a poco, el número va creciendo y, además de algunas alumnas, hay incluso profesoras en dichos ciclos. “Nunca he tenido problemas por ser mujer en clase, aunque en el mundo laboral creo que sí podría llegar a tenerlos, porque los dueños de los talleres suelen ser personas mayores”, reconoce Katherine.

La situación económica también tiene su espejo en el centro. “El paro se nota y cada vez viene gente mayor. También viene mucho extranjero con nivel pero sin titulación. Ofrecemos Educación Permanente de Adultos (EPA), lo que nos permite que aquellos que no tienen el graduado puedan cursar un Grado Medio”, señala Paredes. Ese es el caso de Mónica, quien después de trabajar cinco años de electricista, finalizó la EPA y se vio obligada realizar el ciclo de Instalaciones Eléctricas y Automáticas, porque le pedían el título “en todas partes”.

Sin embargo, también hay casos atípicos como el de Nerea, quien después de finalizar la carrera universitaria y un posgrado de Restauración hizo un curso en Otxarkoaga a través de Lanbide y quedó “tan encantada” que comenzó a hacer el ciclo de Carpintería para “recibir formación práctica”. Así es como se ha sumergido en un aspecto de la ebanistería que hasta el momento desconocía por completo y que recomienda a todos aquellos que han recibido una educación exclusivamente teórica, como ella.

“La escuela tiene muy buenas referencias, en mi taller se formó el actual director de Renault, que empezó como nosotros”, explica orgullosa Katherine. El director del centro Otxarkoaga se muestra firme en continuar el camino emprendido hacia la excelencia con ideas claras: “Tenemos que acompasarnos para dar respuesta las necesidades de nuestros alumnos. En la medida en la que mantengamos esa coherencia con nuestros principios, iremos evolucionando y adaptándonos, pero el éxito estará garantizado

“LIBERTAD”

Poema expuesto permanentemente en el Centro para la Tercera Edad, de Ortuella, dentro de la campaña “Poemas y Compromiso”.
“A todos aquellos privados
injustamente de este bien maravilloso,
derecho fundamental del hombre”
¡Libertad!
Eres el viento furioso
que arrasa la entraña…
Eres todo y no eres nada…
Eres hombre y eres alma…
Eres éste que ahora escribe
y eres quien lee estos versos…
¡Libertad!
Atraviesas mi ventana
golpeando los cristales
con tus chorros de luz traviesa.
Llena mis venas de brisa fresca…
¡Libertad!
¡No me faltes,
libertad!
Mayo de 1998. 19 años

Agentes de Otxarkoaga detienen a una banda del Este que robaba pisos en Bilbao

Agentes de la Policía Municipal de la comisaría de Otaxrkoaga evitaron ayer que las vacaciones navideñas de varios vecinos de Bilbao se convirtieran en una pesadilla. A la una y media del mediodía, y tras recibir la llamada de una ciudadana que vio a través de la mirilla de su casa, ubicada en el número 8 de la calle Marcelino Menéndez y Pelayo, cómo dos personas «que ocultaban su rostro con un gorro» intentaban forzar la cerradura de la puerta de su vecino, detuvieron a dos individuos procedentes de Europa del Este a los que se investiga ahora para determinar su presunta participación en otros asaltos cometidos en casas de Bizkaia en los últimos días.

Tras ser puestos a disposición de los juzgados de Bilbao, fue decretado su ingreso en prisión. Los ladrones, de nacionalidad georgiana y lituana, utilizaron ganzúas de diversos tamaños para forzar los bombines de las cerraduras. Para evitar que los agentes pudieran localizarlas en los bolsillos, las piernas o la cintura durante el cacheo, las ocultaban pegadas al torso, atadas con una goma a una cadena de oro que llevaban al cuello.

Tras ser descubiertos por la vecina, que facilitó la descripción de los dos individuos a la Policía, el plan de los ladrones se abortó con rapidez. Uno de los sospechosos permaneció en el interior de la vivienda mientras el otro vigilaba en la puerta. Alertado por el sonido de la emisora de los policías que subían por las escaleras, fue este quien trató de escapar primero. En su huida abordó a uno de los agentes con agresividad. Lograron reducirle y después detener a su compinche.

La banda había intentado robar en otras propiedades durante la mañana. En concreto, en el número 58 de la calle Prim y en varios trasteros de Santutxu, donde sí consiguieron hacerse con algunos artículos de valor. Según las pesquisas llevadas a cabo por la Policía Municipal, al menos otros dos intentos de violentar domicilios resultaron fallidos porque no pudieron acceder a las viviendas.

“Descoordinación policial”

El Sindicato Vasco de la Policía se felicitaba ayer por el trabajo realizado por «todas las unidades de la comisaría de Otxarkoaga», si bien no ocultaba su malestar porque «la Ertzaintza llevaba días detrás de esta banda y no nos lo había comunicado», denunció Gorka Monedero, portavoz de la central sindical. Este nuevo episodio de «descoordinación» entre los dos cuerpos es, a su juicio, «un capítulo más del desmantelamiento que estamos sufriendo como consecuencia del plan de reestructuración que está llevando a cabo la concejalía de Seguridad Ciudadana».

Una vez efectuadas las detenciones, la Policía Municipal se vio «obligada a entregar todo, información y efectos personales incautados a la banda, a la Ertzaintza para que continúe la investigación». «Si se nos dotara de medios, la Policía Municipal sería capaz de asumir esto y mucho más. Estamos como en los años ochenta. Nosotros tenemos claro que estamos al servicio del ciudadano indistintamente de quién realice la acción», advirtió Monedero.

En especial en estas fechas, dijo, cuando hay que «extremar las medidas de precaución en casa». El Sindicato Vasco de la Policía recuerda que los robos en viviendas «es una práctica delictiva cada vez más en auge». «Estas detenciones han sido fruto de la colaboración ciudadana. Que nadie dude en llamar al 112 o al 092 en el momento en que vea a alguien sospechoso merodeando por su comunidad de vecinos -aconseja Monedero-. Si se ausenta de su casa unos días, siempre está bien que se informe a un vecino para que controle la vivienda».

programación especial nochebuena y navidad en la radio del barrio

Como todos los años , Radio Tular Irratia nos vestimos de fiesta y hemos preparado una programación para que pases unos días en la compañia de la radio del barrio.

Para el dia de nochebuena, desde las 5 de la tarde

17 horas especial “alma de cigarra”
18 horas “cuento de navidad
20 horas Entrega de los premios go

Para el dia de Navidad

Desde las 00 horas hasta las 9 de la mañana , Caballo de troya
9 horas de la mañana especial “el túnel del tiempo”
16 horas especial infantil ” rudof el reno” y “10 perritos de navidad”

RECITAL POESIA EN EL BARRIO

El 23 De Diciembre de 2014 a las 19:30, en el Centro Cívico de Otxarkoaga, tendrá lugar la segunda edición del recital poético “Poetas de Otxarkoaga”.

No os lo podéis perder.

Abenduaren 23an Otxarkoagan poesia errezitaldiaren bigarren edizioa izango dugu, “Poetas de Otxarkoaga”. Topaketa zentro zibikoan izango da arratsaldeko 7:30 tan.

Itxaroten zaituztegu!

Desmantelado un grupo criminal en Bilbao dedicado a la extorsión, falsificación y tráfico de drogas en Otxarkoaga

Agentes de Investigación de la Ertzaintza han desmantelado esta semana en Bilbao a un grupo criminal formado por seis varones de entre 20 y 30 años, acusados de cometer diversos delitos como la extorsión, la falsificación de documentación de vehículos a motor y el tráfico de droga a pequeña escala. En el registro de sus viviendas y locales se han ocupado seis vehículos de alta gama y sellos oficiales falsificados entre otras evidencias. Tras pasar por el juzgado los arrestados han quedado en libertad con cargos y orden de alejamiento de sus víctimas.

Durante los dos últimos meses los agentes han identificado a los seis integrantes de esta trama, ubicada en el barrio bilbaíno de Otxarkoaga y que estaba liderada por un joven de 24 años.

Entre otras modalidades delictivas, esta banda se dedicaba a extorsionar a personas de su entorno, principalmente consumidores de drogas, a los que habitualmente vendía pequeñas cantidades de hachís o marihuana. Esa venta solía generar deudas que se iban incrementando en el tiempo con altos intereses hasta llegar a cifras que superaban los mil euros.

Para cobrar la deuda los extorsionadores obligaban a sus víctimas a financiar en establecimientos comerciales la compra de electrodomésticos o aparatos de imagen y sonido. Así, la banda se quedaba con el artículo financiado y la víctima tenía que hacer frente a los pagos mensuales del préstamo financiero.

Para doblegar la voluntad de las victimas los integrantes del grupo les amenazaban y atemorizaban llegando a veces a la agresión física con arma blanca o a golpes. En una ocasión entraron por la fuerza en la vivienda familiar de uno de los amenazados y tras revolver sus dependencias se llevaron todo el dinero que encontraron.

Otro de los hechos ilícitos a los que se dedicaban consistía en transferir vehículos de su propiedad a nombre de personas desconocidas de su entorno, pero sin su consentimiento, con lo que evitaban las responsabilidades penales y administrativas derivadas de su uso.

Para ello contaban con sellos falsificados de organismo oficiales que les servían para compulsar fotocopias de DNI y otros documentos. Así podían realizar el trámite de la transferencia ante las autoridades de Tráfico.

De esa manera, la responsabilidad de cada infracción o hecho ilícito cometido con esos vehículos recaía sobre personas que nada tenían que ver con los hechos. Así, un afectado por ese engaño recibió en su domicilio la notificación de un delito contra la seguridad vial por conducir a 180 kilómetros por hora por una autopista de Euskadi.

La operación ha culminado esta semana con la detención en la capital vizcaína de los seis integrantes, varones de entre 20 y 30 años, con antecedentes policiales por robos, hurtos y agresiones cometidos en Bizkaia y Cantabria. Tras esos arrestos los agentes llevaron a cabo la entrada y registro, con orden judicial, de tres viviendas y cuatro lonjas. En esos inmuebles obtuvieron sellos falsos, y documentos de identidad de terceras personas y documentación usada en esas transferencias fraudulentas.

Además se intervinieron seis automóviles de alta gama. Los detenidos tras pasar por el juzgado de guardia de Bilbao quedaron en libertad con cargos y orden de alejamiento de sus víctimas.

Clases a inmigrantes para saldar una sanción por hacer botellón

Una sanción por hacer botellón o gritar en la calle no tiene por qué desembocar en el pago de una multa económica. No al menos en Bilbao. El programa Adiskidetuz ofrece desde 2013 una alternativa para algunos jóvenes que desean saldar su deuda con la administración municipal de otro modo. Una opción que incluso ha llevado, en el caso concreto de algún joven infractor, a volcarse con el voluntariado tras cumplir la sanción y continuar impartiendo clases de castellano a inmigrantes, precisamente el castigo con el que trataba de conmutar una multa de 200 euros.

Este joven, que hoy tiene 25 años y prefiere no aportar su nombre, fue sancionado hace algo más de un año por hacer botellón. El Ayuntamiento de Bilbao le informó posteriormente de la posibilidad de beneficiarse del programa Adiskidetuz. Aceptó y decidió cumplir su sanción en la Cruz Roja de Abando. Tras una charla de dos horas junto a otros jóvenes, impartió durante 18 horas clases a inmigrantes y el castigo estaba saldado (cada hora de trabajo equivale a 10 euros de sanción). Sin embargo, la experiencia resultó tan gratificante para este graduado en Magisterio que decidió continuar.

Aunque no todos los participantes en el programa Adiskidetuz muestran una actitud tan llamativamente positiva, lo cierto es que la inmensa mayoría afronta la experiencia de buen grado. Los datos así lo reflejan. La primera fase de este proyecto tuvo lugar entre octubre de 2013 y marzo de 2014, y en ella participaron 62 personas. El 93% de los jóvenes indicó que recomendarían participar en esta iniciativa y el 100% valoró de manera satisfactoria o muy satisfactoria la gestión de este programa.

12 ABANDONOS De esas 62 personas que tomaron parte en el proyecto, 50 lo acabaron (81%), mientras que 12 lo abandonaron (19%). La mayoría de quienes abandonaron el proyecto lo hicieron por no acudir a las horas de formación previas (7 personas), aunque algunos decidieron finalmente abonar las sanciones (2 de esos 12 casos).

El programa inicia en esta recta final del otoño su segunda edición, con 64 participantes. Aunque en la primera fase tomaron parte algunos jóvenes mayores de 25 años, en esta ocasión se ha puesto el límite en esta edad y han quedado fuera 30 personas. Según indicó ayer la concejala de Participación Ciudadana y Distritos, Jone Unzueta, 28 de los participantes han sido sancionados por hacer botellón (43%), mientras que el resto lo han sido por otros actos incívicos (gritar en la calle, orinar en la vía pública…). En cualquier caso, siempre se trata de actos de una gravedad relativa castigados casi siempre con multas de 200 euros. Solo el 14% de los participantes son mujeres.

Los participantes en el programa podrán cumplir su sanción en una docena de centros u organizaciones. La Cruz Roja es una de ellas y Asami Díez, técnico en intervención social en Bilbao y Getxo, ha observado cómo afrontan los jóvenes este programa. “La Fundación Gizagune nos envía a los jóvenes y nosotros nos encargamos de buscar las actividades adecuadas para su desempeño. La inmensa mayoría vienen con muy buena actitud y muy dispuestos. En nuestro caso, han trabajado impartiendo clases de castellano, elaborando lotes solidarios de alimentos y montando los puestos de socorrismo en las playas, aunque en esta segunda edición algunos desarrollarán también tareas administrativas”, indica. Asami Ruiz fue testigo de cómo ese profesor de castellano decidió seguir más allá de esas 18 horas y, de hecho, es hoy uno de sus compañeros en esta entidad.

En la primera edición de este programa, el Centro Formativo Otxarkoaga fue tras la DYA y la Asociación Tendel del mismo barrio, el que recibió a un mayor número de jóvenes. Nancy Bilbao trabaja como orientadora de este centro con una amplísima oferta educativa (desde Secundaria hasta ciclos formativos pasando por cursos para parados).

“Consideramos que la experiencia era acorde a la filosofía del centro y decidimos involucrarnos. En general, han venido jóvenes universitarios que han sido sancionados por hacer botellón, adultos algo más mayores que han sido sorprendidos orinando en la calle y alguna persona que se encontraba en paro de larga duración. Casi todos vienen con una actitud positiva y cumplen el horario”, indica.

EXPERIENCIAS POSITIVAS También en este centro pudieron ser testigos de cómo la experiencia terminaba por influir más de lo esperado en el devenir de uno de los jóvenes. “Se trataba de una persona que estaba en paro desde hacía tiempo y que no tenía estudios. Su perfil era algo diferente y al conocer nuestro centro se apuntó en uno de los cursos que ofrece Lanbide para desempleados. Creo que es algo que fue muy positivo para esta persona”, añade Nancy Bilbao.

En el caso del Centro Formativo Otxarkoaga, los jóvenes que acuden decididos a cumplir con su sanción se dedican a cuidar el comedor del centro o a labores de mantenimiento. Todas las entidades que participaron en la primera edición del proyecto mostraron su intención de continuar y se han sumado algunas nuevas como Traperos de Emaus. Otras organizaciones que participan en este programa recibiendo jóvenes son el Instituto Foral de Asistencia Social, la ONG Solidaridad Internacional, el Centro de Día Igurco, la asociación de ayuda a la infancia Bakuva, la asociación Gaztaroa- Sartu o los centros educativos Miribilla y Lope de Vega.

Según indicó ayer el concejal de Seguridad Ciudadana, Tomás del Hierro, la iniciativa cuenta con el apoyo de la consejería de Justicia y Administración Pública del Gobierno vasco a través de una línea de subvención vinculada a la educación para la Paz y los Derechos Humanos. Un programa que propone una alternativa para afrontar una sanción económica y que quizá pueda servir para sondear nuevos horizontes.

RECITAL POESIA EN EL BARRIO

RECITAL_OTXARKOAGA-CARTEL-04-04-04-04-04.jpgEl 23 De Diciembre de 2014 a las 19:30, en el Centro Cívico de Otxarkoaga, tendrá lugar la segunda edición del recital poético “Poetas de Otxarkoaga”.

No os lo podéis perder.

Abenduaren 23an Otxarkoagan poesia errezitaldiaren bigarren edizioa izango dugu, “Poetas de Otxarkoaga”. Topaketa zentro zibikoan izango da arratsaldeko 7:30 tan.

Itxaroten zaituztegu!